Familia halló un «monito de monte» en sector rural de Panguipulli. Cerefas recomienda qué hacer


Panguipulli.- Un inusual hallazgo protagonizó una familia del sector Raguintulelfu la tarde de este jueves en Panguipulli.

Mientras buscaban leña en el bosque, Pablo Quipainao halló al marsupial mientras dormía. «Él estaba durmiendo. Lo tomamos con cuidado y lo llevamos a la casa. Algunos amigos me recomendaron soltarlo en su hábitat natural porque no tenía heridas; estaba sanito así que lo liberamos en el bosque».

El monito del monte es una de las 3 especies que integran el singular género de marsupiales Dromiciops. Habita bosques templados del sudoeste de Sudamérica. Durante la temporada de invierno habitualmente reduce su metabolismo.

Angelo Espinoza, encargado del Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre (Cerefas) de la Universidad Austral de Chile en Valdivia, explicó que «es normal en esta época del año encontrar monitos de monte en esas condiciones», agregando a su vez que se trata de un proceso metabólico. 

Si bien la especie no está en peligro de extinción, Espinoza recalcó que hay que colaborar en su protección ya que su hábitat se ve amenazado, principalmente por la tala de bosques y fragmentación de su entorno natural. «Lo ideal es no molestarlo». 

Eduardo Rasso, encargado regional de fauna en el Servicio Agrícola y Ganadero, explica que «cuando se puede encuentra en un ambiente natural y se puede reintegrar, lo que hicieron está fantástico. El tema es cuando aparece en la leña por ejemplo, que ahí ya no hay cómo reintegrarlo; en esos casos nosotros lo que preferimos hacer es que pasen el invierno en cautiverio hasta que llegue la primavera y terminen su período de ivernación; bajan su metabolismo, no se mueven y incluso bajan su temperatura, por eso muchos piensan que están muertos» explica.  

Según los expertos en la materia, la principal recomendación es no invadir su espacio, a menos que se encuentren en peligro o heridos, en cuyo caso es mejor intervenir y, de ser necesario, contactar a las autoridades del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) que corresponda a la zona, para una evaluación médica e incluso para intervención mayor. Luego se mantendrán en cautiverio hasta que sea seguro reintegrarlo a la vida salvaje.