SISS fiscalizó a Essal este martes y descartó irregularidades o descargas al Lago Panguipulli


Panguipulli.- Este martes, la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) llegó a Panguipulli para realizar una sorpresiva fiscalización a las instalaciones de las dos plantas elevadoras de aguas servidas que actualmente administra la Empresa Sanitaria Essal en la ciudad.

Esto, en el marco de una denuncia por una supuesta descarga de aguas servidas al Lago Panguipulli durante la tarde del pasado domingo que la Cámara de Comercio y Turismo en Panguipulli presentó este lunes ante la Capitanía de Puerto local, fundamentada en un video que circuló en redes sociales. 

Lea También | Serían algas: Armada toma muestras ante denuncia por supuesto vertimiento de aguas servidas y Essal descartó su responsabilidad

Al ser consultado respecto de ésta fiscalización, el Jefe Regional de la SISS Eric Loyola Robles descartó irregularidades en las instalaciones de Essal, y aseveró que recientemente la compañía no ha realizado descargas de emergencia en el Lago.

Según Loyola, dichas fiscalizaciones se hacen de manera sorpresiva y paulatina, buscando cautelar el buen funcionamiento del sistema que actualmente administra Essal, iniciando los procedimiento sancionatorios en caso de ser necesario, lo que en éste último caso no ocurrió, debido a que los aliviaderos no habían sido activados recientemente y no se detectaron irregularidades tampoco.

Un tema técnico que el Jefe de la SISS en Los Ríos explicó, y que añadió como antecedente a considerar en la fiscalización, es que recientemente no se han registrado precipitaciones considerables que puedan generar un colapso en el sistema, derivando en la abertura de dichos aliviaderos.

Es importante agregar que por Ley, la compañía Essal está obligada a informar cada vez que se vea obligada a realizar descargar al Lago a través de sus aliviaderos cuándo el sistema colapsa a causa de la intromisión de aguas lluvia a causa -generalmente- de intensas precipitaciones. 

Explicó también, que es muy difícil que lleguen elementos sólidos al lago (como fecas o incluso toallas higiénicas) debido a que el sistema cuenta con rejillas (filtros) que impiden su paso, cuyo funcionamiento también es fiscalizado. 

Este lunes la Armada Local hizo una toma de muestras con el apoyo de una Bióloga de la Gobernación Marítima de Valdivia para finalmente precisar si existió o no algún tipo de contaminación; duda que se despejará una vez que el Laboratorio a cargo entregue los resultados, lo que podría ocurrir este miércoles.