Opinión | Panguipulli, nuestra comuna,…nuestro futuro



Opinión |

Algo de historia, a partir de las dos últimas décadas del siglo XIX, después de la “pacificación de la Araucanía”, se inicia la incorporación de estas tierras al Estado de Chile y con ello la llegada de inmigrantes cuyo establecimiento detalla muy bien en sus cartas el Padre Sigisfredo a partir de 1905 en el choque de civilizaciones y en dónde con el transcurso de los años 30 y 40 se inicia en la exploración maderera que llega a su etapa más desarrollada a fines de los 1960-70 en donde está tierra llegó a cobijar a más de 36 mil habitantes y que recién hoy 60 años después vuelve a sostener después de la pérdida del auge maderero.

Antes de esto, hay indicios de poblamiento en el sector de Coñaripe de más de 6000 años por nuestros pueblos originarios.

A fines de la década de los 80 la crisis generada en nuestra comuna por el agotamiento del ciclo maderero impactó negativamente sobre todos los ámbitos de vida de nuestra comunidad: Reducción notable de la actividad económica, migración importante de la fuerza laboral, especialmente en los jóvenes, debilitamiento de la vida social y cultural, disminución importante de las expectativas positivas sobre el futuro.

A esta realidad hay que sumar el aislamiento que padecían nuestras localidades; realidad especialmente dura para los y las habitantes de Neltume, Choshuenco, Puerto Fuy, Pirehueico y Coñaripe, quienes sufrían la falta de rutas modernas y seguras, falta de inversiones privadas y públicas que facilitaran la vida en esos territorios.

Surgía entonces la esperanza de que el turismo generara un nuevo ciclo virtuoso que permitiera sustentar una mejor vida para nuestras familias y comunidades. El Alcalde Emaldia inicia un tímido proceso de búsqueda de reactivación económica vinculada al turismo a través de la creación del “paraíso de las rosas”, buscando posicionar a Panguipulli como un destino turístico. El Alcalde Sandoval, primero en ser elegido democráticamente después de 19 años de dictadura, asume la tarea de modernizar la infraestructura pública, construyendo caminos y electrificando importantes sectores aislados; de igual forma profundiza algunas medidas que buscan desarrollar una estrategia turística.

Sin embargo la tarea por hacer de nuestro territorio comunal un destino turístico potente y competitivo choca contra dificultades enormes. Es cierto que poseemos un formidable patrimonio natural: ríos, lagos, montañas, parques nacionales, volcanes, un cordón de fuentes termales quizá único en el planeta pero entonces no contábamos con una red vial moderna que interconectara esa riqueza natural. Hay que decir además que otra gran dificultad que teníamos entonces estaba determinada por una oferta de servicios aún marcada profundamente por la actividad maderera.

Por ello es que cuando asumimos la responsabilidad de conducir la municipalidad de Panguipulli en el año 2000 iniciamos la ejecución de una estrategia que busco siempre superar los obstáculos ya señalados. La elaboración de esta estrategia se fundamentó en un vasto proceso de conversaciones con líderes y comunidades, con las organizaciones sociales y actores políticos; fue un extenso dialogo realizado en la totalidad del territorio comunal: pobladores, campesinos, profesores, jóvenes, habitantes de nuestras localidades, con autoridades del pueblo mapuche. Como no recordar a don Celedonio Collinao, a don Bernardo Manquel, don Alberto Etchegaray don Chito Riady, don Clenardo Soto, don Rodrigo Mera y tantos hombres y mujeres de nuestro territorio.

Se trataba entonces de echar a andar por un camino que revirtiera definitivamente la crisis provocada por el término del ciclo maderero: impulsamos la creación de la OMDEL y 5 Info-centros en las localidades turísticas cuyo propósito fue crear una cultura emprendedora vinculada al turismo, reforzado más tarde en una asociatividad público-privada ampliando la cultura del emprendimiento al sector silvo-agropecuario con el programa chile-emprende gerenciado por Rudy Haro y Edison Pinilla; iniciamos las gestiones para asfaltar rutas estratégicas y construir el transbordador Hua-Hum, diseñamos un plan de viviendas que permitió construir 160 viviendas por año. Así mismo diseñamos y construimos escuelas y liceos, salas cunas. Dimos auge a la desarrollo de la cultura; incorporamos activamente al mundo campesino al proceso de reconversión hacia el turismo; establecimos una política comunal de relaciones formales y respetuosas con el pueblo mapuche y sus autoridades ancestrales. En definitiva dimos paso a una nueva etapa del desarrollo comunal en todos los ámbitos, sin exclusiones de ningún tipo.

Hoy nuestra comuna esta golpeada duramente por la pandemia COVID-19 que afecta a nuestro planeta y vemos con preocupación que nuestra gente vive un proceso de deterioro de su calidad de vida, no solo por las restricciones que la pandemia impone, sino especialmente porque la actividad económica se ha detenido y en algunos casos como es en el sector turismo, simplemente desaparece.

El efecto es devastador porque si antes de la pandemia ya mostrábamos índices de pobreza por sobre la media regional y nacional, ahora por efecto de la crisis aumentara considerablemente y golpeara con dureza a cientos de familias panguipullenses.

Es evidente que nuestra gente ve con poca esperanza el futuro y es comprensible ante la realidad que enfrentamos por ello urge iniciar un proceso ampliamente participativo que permita hacernos cargo responsablemente de los desafíos que enfrentamos.

Debemos asumir que esta crisis sanitaria puso en evidencia la debilidad del Estado que nos rige, las políticas públicas han sido insuficientes cuya secuela es la pobreza y desesperanza sobre el futuro.

   | ¿Qué hacer frente a esta realidad?

Sabemos que la municipalidad, en tanto gobierno local, juega un rol fundamental en el proceso de desarrollo hacia un mejor futuro. Se dice que es la puerta de entrada al Estado, yo agregaría que además es el ente que debe gestar, articular las potencialidades de nuestro territorio para alcanzar una vida mejor. Por ello es que urge el diseño de un Plan maestro de 10 años de manera participativa, capaz de promover la asociatividad entre las diversas expresiones culturales, policías, culturales y económicas presentes en la comuna, sin exclusiones y sin discriminaciones. Se trata de definir de manera conjunta todo aquello que nos une y que obviamente está por sobre intereses particular o políticas partidistas. Estamos hablando de encontrar un mínimo común que nos una en el camino a un mejor futuro.

El Plan Maestro del que hablamos debe ser capaz de dibujar el futuro que queremos, articulando pequeñas y grandes tareas a ese objetivo común.

   | ¿Cuáles debieran ser los ejes fundamentales de ese Plan Maestro?

Establecer un plan de apoyo a nuestros emprendedores y emprendedoras en una alianza Municipalidad, Gobierno regional, Gobierno de Chile y el sector privado y científico académico
Fortalecimiento de la agricultura familiar campesina vinculado al turismo y cultivos intensivos en donde la asociatividad el cooperativismo sea uno de los ejes para insertarse eficazmente en los mercados sin perder el sello de identidad.

Rediseño de la ciudad de Panguipulli, oxigenar la movilidad y desplazamientos urbanos a través de la construcción de circunvalaciones y conexiones viales modernas con las rutas de acceso a la comuna. Incorporar zonas peatonales para la reactivación del comercio y la vida comunitaria.

Diseñar en el marco de la actualización del Plan Regulador la creación de ciudades de montaña con altos estándares de servicios en las localidades turísticas.

Impulsar un efectivo desarrollo de la cultura y las artes en alianza con el sector público y privado privilegiando el control ciudadano sobre espacios e iniciativas.

Asumir que nuestro sistema público educacional comunal está viviendo una fuga de alumnos y alumnas hacia el sector particular por lo que urge la aplicación de medidas correctivas que pasan evidentemente por un mejoramiento de la calidad de la educación pública (no es suficiente administrar lo que existe), debemos garantizar el acceso universal a internet a través de la fibra óptica, dotar a docentes y alumnos de computadores, ampliar la oferta educacional a la educación técnico profesional pública.

Los profesores y profesoras necesitan una readecuación de metodologías de la enseñanza, la pedagogía y la didáctica para ejercer con dignidad su valiosa función educativa. No debemos olvidar que la pandemia ha golpeado duramente la calidad de vida de nuestros docentes y ha dificultado la relación entre docentes y alumnos y sus apoderados.

La atención Primaria de salud deberá fortalecerse e integrar aún más la sabiduría ancestral, y sin duda hacer un seguimiento exhaustivo del proyecto del nuevo hospital público de mediana complejidad.

Protección efectiva de nuestros recursos naturales y patrimonio medio ambiental.

Definir áreas de inversión municipal con participación vinculante de las organizaciones sociales.

Pacto de gobernabilidad con el pueblo mapuche basado en el respeto conocimiento y reconocimiento de este pueblo milenario.

Inclusión de jóvenes y mujeres a través de un plan que establezca medidas verificables en los ámbitos de la participación emprendimiento desarrollo de las artes y la cultura etc.

Presupuestos participativos, asignar recursos para que la propia comunidad determine que proyectos financiar.

Desconcentrar el poder comunal, estableciendo delegaciones del municipio en algunas localidades de importancia, evitando desplazamiento innecesarios de nuestros vecinos para gestiones que puedan acogerse a trámite desde estas delegaciones.

Sin duda que el mayor de los desafíos es y será construir una mejor comuna con todos y todas, en donde seamos participes de una visión y de la generación de los compromisos como de la ejecución de las metas compartidas que nos vayamos trazando.

Solo juntos haremos de esta tierra el mejor lugar para vivir, soñar y ser felices…de cada uno y de todos depende el que apostemos por el mejor futuro, con respeto, tolerancia con fraternidad y cariño por esta hermosa comuna, de ríos, lagos, bosques y montañas, nieves eternas y de una cultura milenaria.

Alejandor Kholer Vargas (PR)

Exalcalde de Panguipulli, actual pre – candidato a alcalde.