Colectivero se defiende y asegura que fue víctima de “un caso indignante y de falsedad absoluta”

Panguipulli.- Luego de ventilarse los antecedentes confirmador por Carabineros en el marco de la detención de un colectivero local, acusado de insinuaciones a una menor de edad y de amenazas de muerte a la madre de ésta, el acusado declaró su versión de los hechos.

Tras ser dejado en libertad y a la espera de una citación por parte del Ministerio Público para prestar declaración por los hechos, Eduardo Enrique Ocampo Díaz se defendió de las acusaciones relatando que “el día de ayer me vi involucrado en un caso indignante y de falsedad absoluta”.

Ocampo dijo que “iba trabajando normalmente, haciendo mi recorrido cuando fui interceptado por una Jeep color gris, en el cual una mujer me culpaba de acosar a su sobrina. Terminé de dejar a mis pasajeros y me dirigí a donde se encontraba el Jeep; toqué en la casa para aclarar ésto”.

Sin embargo, el acusado asegura que los denunciantes cambiaron su versión de los hechos una vez en la Comisaría. “Nos dirigirnos a la Comisaría y al llegar ahí (los denunciantes) habían cambiando toda su versión de lo ocurrido, e incluso inventaron que yo los había amenazado de muerte, declarando injurias y calumnias hacia mi persona, ya que la menor en cuestión (de 15 años) fue solo una pasajera más, de las que traslado diariamente a sus domicilios”.

La mujer, que acusó al chofer de colectivos, aseguró a la autoridad policial que el hombre llegó a casa de la menor de edad para insinuársele y que al ser increpado, éste la habría amenazado de muerte.

Ocampo, de 35 años, no posee antecedentes previos, ni causas pendientes. Su hoja de vida de conductor, se mantiene limpia.