Existen 8 proyectos hidroeléctricos en la comuna y más de 300 derechos de agua concesionados a privados

Gif Óptica Visón   

No se considera el proyecto de Endesa en Neltume debido a su retiro ni tampoco el de Colbún en el Río San Pedro ya que se encuentra en stand by. 

Panguipulli.- La Red de Organizaciones Ambientales de Panguipulli dio a conocer un documento que debela la existencia de un total de 8 proyectos hidroeléctricos en todo el territorio comunal. Proyectos de distinta categoría y de distintas empresas, muchos de los cuales no pasan por un estudio de impacto ambiental pese a causar evidentes alteraciones en cursos de agua locales. El listado no incluye los proyectos de Colbún en el río San Pedro ni el de Endesa en Neltume.

Los antecedentes están en manos de los ambientalistas locales desde hace al menos un año, cuando el Gobierno habría anunciado la viabilidad para la creación masiva de mini proyectos hidroeléctricos; éstos, emplazados en caudales de distinto tipo y para la creación de energía principalmente para privados.

Pedro Cardyn, ambientalista y socio de la red de organizaciones medio ambientales de Panguipulli, comenta que según la información que maneja existe un total de 306 derechos de agua concesionados a privados en la comuna. “No hay estero, ni río, ni vertiente, ni lago que se escape. Si hacemos un paralelo con lo que pasó en Chiloé, nos damos cuenta de lo devastadora que es este tipo de economía. Para ellos el calentamiento global no es nada si se trata de ganar dinero”.

La mayoría de los proyectos, por tratarse de proyectos menores, no requieren de ser presentados ante el Servicio de Evaluación Ambiental ni tampoco de un Estudio de Impacto Ambiental, pero si necesitan de una Declaración de Impacto Ambiental (mucho más resumida).

“El proyecto de 3MW en Tranquil es uno de estos proyectos pequeños. En 6 meses esta empresa ha dividido totalmente a la gente y ha causado un daño irreversible en el caudal. Estas empresas llegan de noche a la mañana y dividen a la comunidad además de engañarlos”, asegura Cardyn, quien además expone que es la misma empresa que construye en Currarrehue.

Además de la conocida central Trufúl de Huilo Huilo, también se desarrollan varios proyectos en sectores de Liquiñe, Raguintulelfu, Pellaifa, Trafún, Tranguil, Carirriñe, Río Hueico (Hidro Aconcagua), comprometiendo a varios esteros de la zona termal, además de un nuevo proyecto en Río Mañío y otro en sector Desagüe Riñihue en el estero Piutel, con varios millones de dólares de inversión.

“Muchos confunden el desarrollo y lo validan con todo este daño que se hace a nuestro territorio: territorio mapuche y forestal, en dónde se emplazó la forestal más grande de Chile. Hoy es difícil pensar en hacer turismo sin pensar en ríos o lagos, todo eso está siendo intervenido hoy por estas empresas, a vista y paciencia del Estado”, lamenta Cardyn. “Estamos matando la gallina. Nosotros hace un tiempo hemos planteado construir pequeñas turbinas para alimentar a nuestras comunidades, porque a diferencia de lo que muchos crees, tenemos uno de los servicios eléctricos más caros de Chile”, agrega.

“Ellos -empresarios- hablan en dinero y en cifras, yo ahora les diga que vengan a invertir, pero nosotros le vamos a decir en qué: en vez de llenarnos de estos proyectos nefastos, nos ayuden a cuidar nuestros ríos, nuestras cuencas y lagos. Ya no tenemos agua en Panguipulli y no podemos desaprovecharla en estos mega proyectos que dañan los cursos de agua” sostiene Cardyn.

La Red de Organizaciones Ambientales de Panguipulli se ocupa hoy de generar conciencia entre la comunidad respecto de lo que ellos consideran como daño irreparable a una zona conocida por sus recursos hídricos en todo el mundo. Un daño que es causado por empresarios foráneos para crear energía que será utilizada en mineras, a miles de kilómetros al norte de nuestro país.