Con la plantación de un Canelo, Sala Cuna Quechumalal celebró Wetripantu


Educación.- Este viernes, las educadoras, apoderados, familia educativa y niños y niñas de la Sala Cuna y Jardín Infantil Quechumalal de Población Lolquellén celebraron el tradicional año nuevo mapuche.

Como es tradición ya en el recinto, los pequeños participaron de bailes típicos, degustación de comidas típicas, poesía mapuche y actividades lúdicas, apoyadas por profesionales del Casona Cultural.

Lucía Palma, la directora de la Sala Cuna, dijo que se trató de una ceremonia muy especial.

“Nosotros hoy día estamos celebrando el año nuevo mapuche. Fue muy especial la ceremonia, hicimos un wetripantu muy bonito, acompañados de la Casona Cultural y de la poetiza regional Fam Mallen, quien le dio un sentido especial a esta ceremonia”, describió la directora.

Palma también agregó que “los niños disfrutaron de comidas típicas, la danza del fuego, la danza de las aves y terminamos con el simbolismo de la plantación del árbol -Canelo- que indica energía, que indica vida; así que feliz y contenta por la actividad del día de hoy”, sostuvo.

Finalmente, la directora afirmó que la actividad lleva el trabajo de un mes. “El equipo viene trabajando ya todo el mes, lo que es la cultura mapuche en nuestra comuna, y ellos transmiten esa energía que tanto necesitamos”, recalcando que la actividad fue muy emotiva.

El nuevo Canelo, árbol que tiene una gran significancia en la etnia mapuche, fue plantado en uno de los patios posteriores de las nuevas aulas del recinto, que hoy poy hoy alberga a poco menos de 100 educandos.